×

MÚSICA,

Antonio Cortés: “Todos los artistas necesitan ayuda psicológica”

27 noviembre, 2020

Coincidiendo con el quince aniversario del inicio de su camino como intérprete, Antonio Cortés vuelve al flamenco y a la copla con “En estado puro” del que, “Duele al respirar”, es su avance y su primer single.

Por Ricardo Castillejo

Ha encontrado, a sus 32 años, el equilibrio vital que, durante mucho tiempo, andaba buscando. Y es que, expuesto desde muy joven a la mirada pública, Antonio Cortés ha necesitado labrar la que es una personalidad sensible, por un lado, pero también fuerte, por otro. Es la dualidad de todos los Géminis como este malagueño que se encuentra a punto de cumplir tres lustros de su participación en la primera edición de “Se llama copla”. Un concurso que hizo historia en Andalucía y del que también charlamos en esta entrevista concedida para presentar “Duele al respirar”, primer single de un disco que, muy pronto, devolverá a nuestro protagonista -con dos colaboraciones secretas las cuales, de momento, no se pueden desvelar- a la copla y al flamenco, dos géneros que domina y en los que es una auténtica “estrella”.

-Viviste un “boom” en un estilo que siempre está entre idas y venidas…

-Del programa en el que participé salió una nueva generación que, el género en sí necesitaba. Sí que cuesta defenderlo, pero no por eso es menos intenso. En mi caso no ha habido idas y venidas, pues en quince años siempre he cantado copla y me gustaría que ésta se siguiera defendiendo. Sigue habiendo mucha cantera y, para mí, está más viva que nunca.

-¿El flamenco es una cuestión de raza?

-Yo estoy seguro de que tengo origen gitano, pero no español, sino rumano. Desde mi humilde opinión, si no fuera así sería imposible, porque tampoco es que lo haya estudiado tanto. El flamenco tienes que llevarlo dentro, impregnado, aunque tampoco es necesariamente algo de raza. Hay muchos payos que lo hacen fenomenal.

-Todos los participantes de la primera edición de “Operación Triunfo” necesitaron ayuda psicológica para superar aquel tremendo éxito… ¿Tú también?

-Sí. De hecho, todos los artistas necesitan ayudan psicológica. Y no es malo. Es una autoayuda necesaria. Ahora se habla de los “coach”… A mí sí me costó digerir aquello porque, de mi año, el que menos experiencia tenía era yo. En lo bueno y en lo malo, para mí fue todo aquello muy intenso, aunque conté con la ayuda de buena gente y de mi familia, que me aconsejó, con sus aciertos y errores, pero siempre mirando con mí.


“Es un puto coñazo ser artista las veinticuatro horas del día. Eso no es sano. Ni te aguantarías a ti mismo… Debes tomarlo como un trabajo más y ya está”


-¿Con qué ojos contemplas a aquel Antonio?

-Con mucha ternura. Quizás esa niñez, esa juventud la he perdido porque empezaba de cero y estaba descubriendo hasta dónde podía llegar como intérprete y como persona. Era un chico de pueblo, muy tímido, que no había viajado y que, poco a poco, se tuvo que ir construyendo. 

-Tus cualidades vocales son incuestionables, pero, ¿has nacido en la época equivocada? Lo mismo en otro momento serías un Raphael o un Camilo Sesto…

-Ese tipo de profesionales pertenecen a una etapa de esplendor musical, pero es algo que volverá. Yo empecé en plena crisis, pero, sea como sea, tampoco soy especialmente ambicioso. La cuestión es seguir. Lo que venga, bienvenido será y, lo que no, es porque el destino no habrá querido.

-¿El balance de estos quince años?

-Positivo. Sí que he tenido que lidiar con muchas cosas que no esperaba y he aprendido a decir que “no”, que antes me costaba muchísimo, creciendo en todos los sentidos y conociéndome mucho mejor. Cuando sales de un programa tras el que eres muy conocido y alabado, piensas que los has conseguido todo, pero luego ves que era un añadido, solo el comienzo.


“El amor debe ser fácil e indoloro… si es correspondido. Si no lo es, duele, como muchas veces me ha pasado a mí”


-Háblame del Antonio Cortés de la actualidad…

-Soy muy sensible pero también muy fuerte. Pensaba que era más débil de lo que soy. 

-Vamos a “Duele al respirar”… ¿El amor, como decía Falete, duele?

-El amor debe ser fácil e indoloro… si es correspondido. Si no lo es, duele, como muchas veces me ha pasado a mí.

-¿Y qué se hace entonces?

-Buscar al “coach” que te decía antes (risas). Y alejarte. No se puede obligar a nadie a que te quiera.

-¿Has sufrido mucho por amor?

-Sí… Sí. Y también he hecho sufrir. He aprendido a que mi vida es mía y a que no tengo que necesitar a nadie, como antes pensaba, para que sea centro de todo.

-Entonces, ¿has conocido el amor completo?

-Todavía no. No he conocido el amor en mayúsculas. Por eso tal vez canto como lo hago…

-¿Con rabia?

-Puede ser. Es como una mezcla de todo. Rabia, sensibilidad, anhelo… Es como preguntarme: “¿Por qué?”.

-Una dualidad, como Géminis, que también presentas dentro y fuera del escenario…

-No tengo nada que ver en un sitio y otro. Otra energía, otro carácter… Pero también te digo que es un puto coñazo ser artista las 24 horas del día. Eso no es sano. Ni te aguantarías a ti mismo… Debes tomarlo como un trabajo más y ya está.

-¿Te sientes incomprendido?

-Lo importante es buscar la felicidad personal y ése es un proceso complicado. 

-¿Cómo te ha afectado la pandemia?

-Como a todos. Muchos días he estado peor y he pensado que la vida es una mierda. Laboralmente estoy fatal porque yo, si no trabajo, no como. Solo vivo de esto.

-Antes te mencionaba a “OT1”… ¿Tenéis un grupo de whatsapp los de la copla como el de los “triunfitos”?

-Lo tenemos, pero no se puede obligar nada a nadie. Con muchos tengo una relación muy estrecha y con otros no tanto, lo que sí jamás he tenido ningún problema con nadie.

-¿Qué pasaría si se repitiera una nueva gira conjunta como la que hicisteis al terminar vuestra edición de “Se llama copla”?

-Nos mataríamos por hacer el mejor tema… (risas). Bueno, sería bonito unirnos, aunque este país tiene la mala costumbre de olvidarse de todo. Un año sin salir en televisión y muchos te preguntan que qué ha pasado contigo…

-¿Has pensado qué harías si no fueras artista?

-No, lo tuve claro desde pequeño, cuando sabía que había algo especial en mí. He nacido para esto.

-¿Para toda la vida como Raphael?

-Es que él está en otra situación distinta. Para todo hay una etapa, aunque el escenario y el público enganchan. Ahora me toca esforzarme mucho y ganar mucho dinero. Por lo demás, no pienso en el futuro. He aprendido a vivir el día a día y a estar siempre volviendo a empezar.

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Mocasines: Ideales para una PRIMAVERA más alta

5 abril, 2021

En esta época del año en la que apetece salir más, y arreglarse más, os […]

Leer más
MODA,

Los hombres cofrades, ¡Gaviñizados!

1 abril, 2021

Con casi tres décadas de trayectoria a sus espaldas, por vez primera, Aurora Gaviño se […]

Leer más
MODA, SEVILLA,

Mantillas, sí. Mascarillas, también

17 marzo, 2021

“La Mantilla. Sevilla del dolor a la alegría” es la iniciativa que se presentó ayer […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).