×

CULTURA,

Antonio Fernández Montoya, “Farru”: “Los egos solo retrasan, y estancan, el crecimiento de un artista”

17 diciembre, 2021

Dirigido por él mismo, y con la participación de su familia al completo -incluido, cómo no, su hermano “Farruquito” y su hija, Soleá Montoya-, hoy en el Cartuja Center se estrena “Navidad en Familia: Un cuento de Navidad”, la propuesta más flamenca más apasionada, y apasionante, para estas fiestas

Ricardo Castillejo

Dice que ahora es el “padre de Soleá Montoya” pues, en los últimos tiempos, su hija ha pasado a ser admirada por ese arte que, en esta familia, todos demuestran desde bien temprano. Bromas aparte, “Farru” es uno de esos artistas grandes. En talento, pero también en humildad. En ser poseedor de una personalidad tan magnética como su baile, que ha enamorado a estrellas de la talla de Madonna, la cual fue a verlo actuar en Madrid y luego le propuso acudir a una fiesta privada organizada por la “ambición rubia”. Saga legendaria del flamenco, los “Farruco y Fernández” se unen esta noche en el Cartuja Center para celebrar la Navidad y dar la bienvenida a estas fiestas como solo ellos saben hacer, ofreciendo un espectáculo único en el que, entre otros, veremos a “Farruquito”, “La Farruca”, “El Carpeta” y los mencionados Soleá y nuestro entrevistado. Imposible reunir más arte en un mismo espacio.

-Muchas primeras figuras juntas… ¿Entre vosotros hay algún tipo de lucha en cuanto al ego artístico? ¿Alguno manda más que otro?

-Para nada. Aquí no se trata de mandar, se trata de compartir. Aparte de que como familia nos adoramos, como artistas nos admirados. Claro que existe una jerarquía y mi madre es la que supervisa un poco todo, pero nosotros también supervisamos lo suyo para llegar todos juntos al punto que queremos llegar. Los egos solo retrasan, y estancan, el crecimiento de un artista.

-Pero tu hermano y tú sois los más populares…

-Los enmarronados, ¿no? (risas). Por circunstancias sabemos que los dos nos quedamos muy pronto sin padre. Él tenía 18 años y tuvo que tirar un poco del carro y luego me sumé yo, aunque tenemos la ayuda de los demás porque dos haciéndonos cargo de todos sería imposible.

-Vosotros habéis creado un sello muy especial… Háblame de él…

-Esto parte de mi abuelo, Farruco, quien, aparte de tener una formación dancística increíble, decidió hacer suyo un estilo de baile influenciado de la naturaleza, de los caballos, del sonido de los pájaros, del movimiento de los árboles… Era gitano andarrío, nómada total, y, cuando nos daba clase, nos decía algo muy interesante: “Ustedes tenéis que beber de una fuente pero cada uno tener vuestro chorrito” y “Haced lo que yo diga pero no lo que yo haga”. A partir de ahí, cada uno con su particularidad “farruquera”, ha ido trabajando en una línea y hemos creado una escuela que para nosotros es un orgullo.

-Y tu “chorrito” en esa fuente, ¿cómo es?

-Es muy difícil autodefinirse. Creo en la humildad, en la afición, en la constancia… y luego que me definan otros. Solo me voy a poner a sacar fallos y a enseñarte lo que no me gusta de mí. Lo que sí quizás soy el más inquieto musical y dancísticamente y el que busca otros horizontes a los que llegar.

-¿Qué sientes cuando te subes a un escenario?

-Cada noche es distinta, cada teatro es distinto, cada mañana en la que te levantas es distinta. Dentro de una coreografía o un canon me gusta dejar espacio a la verdad y tu verdad no es la misma cada día. A veces me siento el águila más libre del mundo y otras no encuentro salida, aunque intento canalizarlo a través del baile flamenco. Eso sí, es algo mágico.

-Es decir, hay momentos de arte y otros de técnica…

-Intento que siempre sea de arte pero es complicado porque la inspiración no viene siempre. Y afortunadamente porque, si viniera de continuo, nos cansaríamos de ella. Sea como sea, si no aparece hay que estar preparado…

-Existe una “leyenda negra” que habla de que, el arte en los gitanos, es algo natural y no tanto preparado…

-Yo invito a actuar en un teatro una hora y media y cantar y bailar al nivel que cantan y bailan los gitanos profesionales del flamenco. Luego están los que son flamencos de condición. Esos que son capaces de arrancarte un olé en una fiestecita pero, de ahí a que pueda subirse a un escenario y dirigir un espectáculo, crear unos bailes y tener la preparación física para hacerlo, es otra cosa. Te puedo dar un dato: nietos de Farruco somos veintisiete, pero solo cuatro somos artistas… Esto no es como unos estudios de Derecho o Arquitectura, que te dan un título al terminar. Es una carrera infinita, que nunca termina y no tiene nada que ver con nacer, ser gitano y actuar.

-¿Madonna podría ser flamenca?

-Es que lo es. Lo ha demostrado en sus videoclips, en algunos temas… Vino a verme de incógnita al Teatro Calderón de Madrid. Cualquier músico con un poco de sensibilidad le tiene que gustar el flamenco, una de las músicas más arraigadas a la tierra y al arte.

-Eres muy querido y respetado por otros compañeros de profesión… ¿Por qué?

-No lo sé. Para mí el verdadero premio es el olé del público y de quienes admiras, pero supongo que algo estaré haciendo bien, aunque no hago nada para obtener nada. Todos los artistas somos portadores de emociones y el premio diario es agradar a quien venga a disfrutar algo mío.

-¿Y si te hacen una mala crítica?

-Según de quien venga. O le echaré cuentas o será una crítica más.

-Por cierto, con todo esto de la pandemia, ¿piensas que deberíamos aprender algo de los gitanos?

-Bueno, nosotros hemos sabido preservar valores de antaño que tenía casi toda la humanidad. El problema es que con esta época de la prisa no ves más allá del pico de tu nariz. Arreglaría muchos problemas en el mundo a esos detalles, como abrazar a tu madre, que,  cuando los pierdes, te vuelves loco. Los humanos solo aprendemos hasta que no nos quitan lo que tenemos fácil. Hasta el arte se ha convertido en una realidad ficticia peligrosa. Aviones, hoteles, photocalls, entrevistas… Si no tienes ese núcleo que, cuando llegues a casa, te ponga el pucherito por delante, te puedes equivocar y te sale eso del ego que hablábamos. Haría hincapié en que la gente preservara y conservara a la familia.

Sevilla Magazine

Recomendados

ACTUALIDAD, MODA,

Ana Camero: Estilismos que marcan tendencia

29 abril, 2022

Responsable desde hace dos años de toda la peluquería de SIMOF, Ana Camero es una […]

Leer más
MODA,

India Martínez: “Nunca he tenido miedo a perder porque, menos de lo que he tenido, es casi imposible”

19 abril, 2022

La cantante disfruta de un momento pleno en el que, a sus éxitos discográficos, se […]

Leer más
MODA,

Flamencas a flor de piel entre la modernidad y el clasicismo

18 abril, 2022

Con “Solamente tú”, la diseñadora vuelve a recuperar la ilusión por una moda flamenca cara […]

Leer más

Copyright © 2022 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).

Desarrollado por Multiplika | Codemartia S.L.