×

MÚSICA,

Los Miserables, “al desnudo”

16 noviembre, 2013

Tres horas de espectáculo, veinte cambios de escenografía, cuarenta actores, sesenta técnicos y auxiliares, quince músicos… Una puesta en escena colosal de la que, antes de finalizar mañana su estancia en Sevilla, queremos conocer todos sus secretos

Pepo Rocha Bustamante

actores_losmiserablesHasta mañana domingo hay posibilidades de disfrutar en Sevilla de uno de los mejores espectáculos del momento. Basado en la novela del escritor francés Víctor Hugo, “Los Miserables” es el musical más longevo de la historia con veintiocho años ininterrumpidos en cartel en Londres y más de sesenta y cinco millones de espectadores en todo el mundo. Una puesta en escena que, de la mano de la empresa “Stage Entertainment”, ha comenzado a representarse por toda España y en la que ciento veinte profesionales, entre artistas y técnicos, funcionan a la perfección para refrendar aún más su leyenda. Pero, ¿cómo es su día a día?

Una visión general del “backstage” del auditorio de Fibes ofrece la verdadera dimensión del desarrollo humano y técnico de “Los Miserables”. En las plantas superiores se encuentran los camerinos donde, al menos una hora antes, el elenco comienza a prepararse para la actuación. Normalmente, según nos comenta Luis Sala, gerente de “Stage”, “cuando llegan dedican los primeros minutos para realizar un calentamiento vocal con el director musical y después los principales comienzan a maquillarse”. Así, no es raro ver en los momentos previos al comienzo cómo algunos integrantes del reparto ensayan sus voces sobre la escena mientras el telón está echado.

miserables_b_01

Por otro lado, las caracterizaciones más complejas son la de los dos protagonistas Jean Valjean y Javert pues van “envejeciendo” a medida que avanza el argumento. Luego hay otros que precisan menos maquillaje y por eso la mayoría recibió, durante los ensayos previos a la gira, las pautas precisas por parte de los responsables del estilismo para que pudieran prepararse ellos mismos en cada función. Más allá, en un montaje de estas características las mudas de vestuario entre escena y escena transcurren a una velocidad vertiginosa. Es en este instante cuando se ponen en marcha las salas “de cambio rápido” dispuestas entre las bambalinas. En estas dos zonas, una habilitada para los protagonistas y otra para el resto, se realizan cambios según marque la escena y, muchas veces, apenas disponen de un minuto para la transformación. “El personal de sastrería tiene todo ordenado en función del desarrollo en sillas con el nombre de los actores y, aunque parece una locura, todos saben perfectamente qué tienen que ponerse y está medido y ensayado”, comenta Luis Sala. “Normalmente, a lo largo de la función hay unas catorce mudas de ropa por persona y cinco prendas de ropa por cada cambio”.

cambio_miserables_02

Una parte fundamental de “Los Miserables” es el despliegue de medios audiovisuales ya que, como relata el jefe técnico, Francisco Grande, “se usa lo más novedoso en tecnología al servicio del espectáculo”. Durante el desarrollo hay cerca de veinte cambios de decorados, la mayoría construidos con estructuras texturizadas de hierro y madera. Aunque están perfectamente mecanizadas y controladas por un sistema de automatismos que facilita la rápida transformación de la escena, algunas de las piezas tienen un peso aproximado de cuatro toneladas y, en total, la escenografía pesa noventa toneladas. Son cerca de cuatrocientos elementos de iluminación, con focos fijos y móviles programados para recrear cada escena, y más de sesenta sistemas de microfonía que siempre se revisan dos horas antes de empezar para que todas las voces y la música lleguen con total nitidez a los espectadores. “Como hemos comenzado a girar hace poco aún estamos afinando la maquinaría pero apenas tenemos fallos”, apuntilla Grande.

automatismos_control

Otro de los elementos destacados es el vestuario, fiel al diseño original de los creadores de la obra pero que, a diferencia de versiones anteriores, tiene “mayor colorido”, en palabras de Gurutze Esteban, jefa de sastrería. Los miembros de este departamento llegan también siempre dos horas antes del inicio y están compuestos por cinco personas fijas y otras cinco que se contratan en cada ciudad donde se representa la obra. En una sala habilitada para ellos hay dos máquinas de coser, una remalladora, tres lavadoras y tres secadoras para que todo se encuentre en perfecto estado. Ahí cada día se limpian y planchan los trajes y se reparan los posibles desperfectos de las prendas. “Si una pieza se rompe tenemos que pedirla a Londres porque los creadores originales supervisan todo al detalle. No hay ropa de repuesto ni para los protagonistas, ni para los ‘covers’ (quienes suplen a las primeras figuras)”. Las vestimentas más llamativas son, evidentemente, la de los personajes principales aunque la de Javert “es la que más impone”, aclara Gurutze, “si bien hay compañeros que pueden llevar “looks” más vistosos y complejos como, por ejemplo, en la escena de las “chicas guapas” o la de la boda”.

sastreria

Mañana, cuando baje el telón en Sevilla, los treinta “flight case” (armarios) de vestuario, junto con los demás elementos ocuparán los múltiples camiones que pondrán rumbo a Valencia para seguir dando vida a este mundo de emociones imposible de olvidar.

los-miserables-elenco-gira

Ricardo Castillejo

Recomendados

ACTUALIDAD, MODA,

La exclusividad de la moda flamenca

14 diciembre, 2019

Recordamos la crónica sobre el desfile de Uniqo Qlamenco, organizado por la Asociación de Diseñadores […]

Leer más
ACTUALIDAD, MODA,

Uniqo Qlamenco o la diversidad en la Alta Costura flamenca

6 diciembre, 2019

El Hotel Gran Meliá Colón de Sevilla acogió este miércoles la segunda edición de Uniqo […]

Leer más
MODA,

Alex de la Huerta: Diseños exclusivos llenos de modernidad y riesgo

25 noviembre, 2019

Este diseñador, a sus 36 años, es un referente a nivel local especializado en el […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).