×

SOCIEDAD,

Maestro Joao: “He llegado muy bajo, pero sin tocar nunca fondo”

25 febrero, 2021

Sus apariciones televisivas, en programas como “Supervivientes” o “Gran Hermano VIP” lo han convertido en un personaje imprescindible de la pequeña pantalla actual. Un vidente con alma de artista que, a sus 57 años, pasa, sin duda, por el momento más mágico de su vida.

Por Ricardo Castillejo

El Maestro Joao tiene alma de artista. La misma de aquellas primeras vedettes, de los tiempos de la Revista, que disfrutaban, siempre de buen rollo, del cariño y la admiración del público. Y así, ninguna pregunta le resulta incómoda en una entrevista pues, igual que esas “estrellas” de antaño, se nota que su entrega al “show” es absoluta, recibiendo a la vez ese mismo cariño que entrega. Sirvan como ejemplo sus redes sociales en las que, con la mera intención de despertar una sonrisa y entretener a sus seguidores, sus divertidos vídeos cuentan por miles las visitas que reciben. Más allá, Joao Joaquín Castejón, su auténtico nombre, es un hombre de 57 años al que solo llaman Joaquín su madre, familiares cercanos y vecin@s y que, en su camino, lo mismo ha sido camarero, peluquero, esteticista o transformista. Enamorado de Santi Rubio, nuestro protagonista reivindica que ha sido una persona de grandes amores… aunque hayan durado “tres estaciones de metro”. 

-Siempre se te ve de buen humor, pero… ¿cómo es un enfado del Maestro Joao?

-¡Uy! Tiembla la tierra… (risas). Ahora estoy aprendiendo a decir todo en el momento, pero suele ser en casa o con mis asistentes. Lo que sí reconozco que me dura muy poquito y que sé pedir perdón de corazón, algo que me hace muchísimo bien.

-¿Hay mucha diferencia entre el personaje y la persona?

-Al principio me llamaba Joaquín, pero me lo cambié legalmente y, como fue mi madre la que me lo puso, lo mantuve porque no me había hecho ningún mal… Claro, hay una cara mía que, como todos los que estamos cara al público, moldeas un poco, pero la esencia es la misma. Sostener una mentira tanto tiempo, y en tantos “realities”, sería imposible.


“En la adolescencia, y ahora en la madurez también, he pensado en un cambio de sexo. Mi parte femenina, más allá de ser gay, está muy desarrollada y llevo esa otra persona dentro de mí”


-Sí has ido mudando muchas pieles pero, ¿en cuál has sido más tú?

-He hecho prácticamente de todo y dentro de la futurología soy muy yo, pero lo que más me gusta son los escenarios, los focos… Quiero televisión y amo ese mundo… ¿Dónde está la vergüenza de desear eso? Diferente es que me atrajera robar o matar… Tengo alma de artista y, aunque por herencia tenía marcado en el destino la videncia, pensaba: “¿Cómo me van a conocer echando las cartas desde un cuarto?”. Hacía mil cosas por llegar a la tele, pero, hasta que no acepté mi destino como futurólogo, no me llegó la oportunidad en “Supervivientes”. Hay que fluir hacia lo que deseas ser, respetando a los demás, pero sin que te condicionen. Eso te lleva al éxito.

-¿Es cierto que te planteaste un cambio de sexo?

-Sí. En la adolescencia mucho, y ahora en la madurez también, aunque la operación no estaba tan presente (sí era frecuente hormonarse). Lo que pasa es que, ¿qué voy a hacer con todo el vestuario que tengo? Mi parte femenina, más allá de ser gay, está muy desarrollada y llevo esa otra persona dentro de mí. Antes no era igual y yo abrí 500.000 puertas. Los que nos vestíamos de mujer, y nos llevaban a programas de televisión, éramos como “¡Dios mío! ¡De día un hombre y de noche una mujer!”. Solo faltaba que nos metieran en una jaula y nos llevaran a un circo… Aparte, la mayoría tenían que dedicarse a la prostitución porque las solían echar de sus casas. Afortunadamente todo ha cambiado mucho, lo que me alegra una barbaridad.


“Cuando adolescente a mí me gustaban los de cuarenta y tantos y ahora prefiero más jóvenes. ¿Que no tengo un físico tremendo? No, pero sí tengo una gracia tremenda”


-Tampoco hay edad para eso y ahí está Caitlyn Jenner, la también madre de las Kardashian…

-Que cada uno haga lo que quiera. Por eso tengo tatuada en el brazo la frase “Yo vivo para mí”. Me da igual lo que hagan los demás. Si no te gusta lo mío, te apartas de mi camino o me aparto yo, pero sin juzgar a nadie.

-¿Nunca has tenido problemas con estos asuntos?

-No. Ni dentro de mi familia, ni con mis amigos. Sí que siempre he ido de frente y me he mostrado tal cual. En el colegio, en el trabajo… Jamás he tenido ningún conflicto y creo que la clave ha sido no esconder. Eso lleva a la mentira y a complicaciones que no merecen la pena. Por otro lado, mi madre ha sido una mujer muy echada para adelante, que ha luchado mucho y que no tenía tiempo para fijarse en lo que me ponía o no de ropa. Nosotros venimos de una chabola y nuestra casa se la regaló a mi madre una señora a la que ella cuidó durante cuarenta años. Eso te hace saber de dónde vienes y no perder nunca el Norte. Cuando se tienen muchos problemas puedes pensar en tonterías, pero gilipolleces, ninguna.

-¿Has tocado fondo muchas veces?

-No, he llegado muy bajo, pero sin tocar nunca fondo. Mi madre me crió advirtiéndome de todo y eso me caló, si bien soy de los ochenta y he hecho locuras. Sin embargo, siempre he nadado en horizontal, nunca en vertical. Me metí en el artisteo y tenía bastante éxito imitando a Marilyn Monroe, a Betty Missiego y, sobre todo, a Rocío Jurado. Como tenía mucho don de palabra me dieron espectáculos para mí solo y, poco a poco, me fueron ofreciendo papeles, como personaje, en series como “Canguros” o en “La sonrisa del Pelícano”, de Pepe Navarro. Pero yo quería ser yo y pensé cambiar de camino hasta que un día mi madre encontró una “cosita” en un pantalón y me preguntó: “¿Esto qué es?”. En su cara vi que sabía lo que era y ahí decidí: “Hasta aquí hemos llegado”. Tiré “eso”, dejé las actuaciones, empecé a probar en gabinetes de videncia y ahí nació el Maestro Joao.


“Aramis Fuster es nefasta, nefasta… Capaz, dicho por ella, de matar a alguien por salir en televisión. Es zafia y maligna y sí, podría ser enemiga, pero es poco rival”


-Tienes muchos admiradores, pero también enemigas como Aramis Fuster o Adara Molinero…

-Son distintas. Darle a Aramis Fuster la categoría de enemiga es mucho. Es una persona a la que he visto reírse de la sociedad, de la audiencia, mentir cuando, por ejemplo, decía que no me conocía de nada (existiendo documentos de que yo llevaba sus gabinetes)… Es nefasta, nefasta… Capaz, dicho por ella, de matar a alguien por salir en televisión. Es zafia y maligna y sí, podría ser enemiga, pero es poco rival. Adara no, se equivocó conmigo y no supo pedir perdón, siguiendo unos pasos lejos de mí.

-En tu popularidad han contribuido romances como Luismi, Pol Badía o Santi Rubio actualmente, pero siempre son muy cuestionados…

-Estoy acostumbrado y lo he sufrido más por ellos, a los que se les trata mal. Se comenta que buscan dinero y me da pena. Quienes piensan en la edad, ¿no se han enamorado nunca de su profesor o del hermano mayor de su amiga? Cuando adolescente a mí me gustaban los de cuarenta y tantos y ahora prefiero más jóvenes. ¿Que no tengo un físico tremendo? No, pero sí tengo una gracia tremenda.

-¿Cómo eres como pareja?

-Mi rubio es el regalo más grande que me ha dado Dios en este momento. Él no usa Instagram, no le gusta whatsapp y nos escribimos por mensaje… Imagínate… No le puedo exigir en ciertos sentidos pero, en lo que sí pido el cien por cien es en sentimientos. Preferiría que no viniera a Madrid (vive en Jerez) porque soy muy intenso con mi trabajo y no podría atenderle bien, pero sí me parece normal ser generoso con tu pareja. El amor es el único sentimiento que, cuando lo repartes, crece y a mí me gusta repartirlo a manos llenas.

-¿Has sido de grandes amores?

-Sí. Me enamoraba, cuando iba a trabajar, en tres paradas de metro y luego, se acababa… He tenido amores tremendos y también figurantes. Cada amor ha sido el amor de mi vida en ese instante y me considero muy afortunado por eso. Si se supiera cómo ha sido mi relación con Pol Badía, alucinarían. Y si vieran cómo es mi Rubio conmigo, igual. He tenido mucha suerte y, con mis amores, siempre termino bien. No sé hacerlo de otra manera.

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Mocasines: Ideales para una PRIMAVERA más alta

5 abril, 2021

En esta época del año en la que apetece salir más, y arreglarse más, os […]

Leer más
MODA,

Los hombres cofrades, ¡Gaviñizados!

1 abril, 2021

Con casi tres décadas de trayectoria a sus espaldas, por vez primera, Aurora Gaviño se […]

Leer más
MODA, SEVILLA,

Mantillas, sí. Mascarillas, también

17 marzo, 2021

“La Mantilla. Sevilla del dolor a la alegría” es la iniciativa que se presentó ayer […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).