×

SOCIEDAD,

Miguel Caiceo: “Si me dan el Oscar de Hollywood no estaría tan contento como con la Medalla de mi ciudad”

26 mayo, 2021

El actor -que recibirá, este domingo, una de las Medallas de Sevilla que se otorgarán con motivo del Día de San Fernando-, estrena mañana en La Fundición “En el baúl de mis recuerdos”, obra dedicada al Alheimer, al tiempo que continúa triunfando en su faceta como pintor contemporáneo

por Ricardo Castillejo

A partir de mañana, y hasta el domingo, Miguel Caiceo protagoniza, junto a Manolo Medina y Eva Santamaría, la función “En el baúl de mis recuerdos” que, hasta el domingo, podemos disfrutar en la sala La Fundición. Ese mismo día, este sevillano actor del barrio de San Lorenzo recibirá, de manos del alcalde de la ciudad, Juan Espadas, la Medalla de Sevilla, tierra que abandonó hace más de medio siglo para probar suerte en Madrid. Y vaya si la tuvo puesto que, desde entonces, Miguel, de 71 años, no ha parado de enlazar proyectos, sobre todo como el humorista que nos regaló, entre otros, el entrañable personaje de Doña Paca, ocurrente limpiadora que tantas satisfacciones le ha dado a su creador. Más allá, Caiceo es un pintor de arte contemporáneo admirado en exposiciones como “100 collages” que, hasta el doce de junio, nos ofrece en Tomares.

-Hace dos domingos recibiste una llamada de la alcaldía hispalense anunciándote la noticia de tu galardón…

-Y no te imaginas cómo lloré. Me acordé de mis padres, de mi gente, de mi trayectoria, de mi lucha… ¡Si me dan el Oscar de Hollywood no estaría tan contento como con la Medalla de mi ciudad! El orgullo no sirve de nada menos para ser sevillano…

-¿A quién se la dedicarás?

-(Suspira) A mis padres que, desde el sitio donde estén, lo celebrarán. Y a todos los que me han apoyado en el camino, que también están en esa Medalla. La verdad que he tenido una sensación de felicidad como nunca había tenido en mi vida.

Echando la vista atrás, ¿bajo qué sensaciones contemplas tu trayectoria?

-Con alegría de haber hecho lo que soñé. Soñé ser lo que soy ahora. Quise ser actor y luego me di cuenta que lo mío, igual que otros tienen la cualidad de ser galán, era ser cómico, hacer feliz a los demás desde el escenario.

-¿No te hubiera gustado tocar otros géneros como, por ejemplo, el drama?

-Hombre, si me dan uno alguna vez lo defenderé, porque los cómicos somos grandes dramáticos también. Hacer reír es muchísimo más difícil que hacer llorar. Llorar te hace una cebolla, pero hacer reír es una cualidad que Dios da solo a unos pocos. Sí tuve un drama en “La señorita de Trevélez”, con Irene Gutiérrez Caba aunque, cuando me decían por la calle “Vaya mala leche que tiene usted”, me sorprendía un poco (risas).

-¿Hemos perdido sentido del humor? Parece que las susceptibilidades están muy altas, ¿no?

-Con la pandemia nos hemos apagado mucho y tenemos que encendernos. Lo hemos pasado muy mal y en el público, se nota. Cuando es la fiesta de un lugar y tú llegas con algo de teatro, quienes vienen a la sala lo hacen con intención de pasarlo bien, pero, con los problemas de una epidemia, se nota el estrés.

“Me encantaría morirme en el escenario. Es algo que queremos todos los artistas”

-Chaplin creó a Charlot y tú a Doña Paca, todo un icono…

-Nació de una casualidad y se ha convertido en un clásico que forma parte de la memoria colectiva de millones de personas. Los niños tienen los vídeos que, gracias a las redes, se reponen y eso es magnífico. En mis galas en directo, el final siempre es ella, que es un personaje que solo tiene el traje y el nombre puesto que, el texto, lo voy cambiando conforme cada momento.

-¿Qué opinará ella de la etapa actual?

-Estará con la segunda vacuna puesta y tendrá que ir mañana al médico a por unos análisis (risas). Una hija separada, la otra sin trabajo, con el marido sin hablarse… (risas).

“Hacer reír es muchísimo más difícil que hacer llorar. Llorar te hace una cebolla, pero hacer reír es una cualidad que Dios da solo a unos pocos”

-¿Verá la docuserie de Rocío Carrasco?

-Doña Paca, sí pero yo, no (risas). Claro que estoy en contra de los malos tratos y a favor de la igualdad, pero la televisión me aburre. Leo, escucho mucho la radio y veo telediarios y poco más. Y eso que quise muchísimo a Rocío Jurado y fui amigo suyo. Ella no aceptaba la relación de su hija, que era muy linda de pequeña, y recuerdo mis actuaciones en Chipiona, con la que estoy muy vinculado. Tanto que hace dos años me pusieron una plaza preciosa desde la que se ve el mar en el Puerto Deportivo. Es más, en una cena homenaje allí a Rocío, cuando le pusieron el Monumento, el alcalde comentó que otros, como yo, merecíamos también algún reconocimiento como una calle, a lo que Rocío respondió: “Una calle no, ¡una plaza!” (risas). Y fíjate que me la han puesto…

-¿Eres de los de, hasta el final, con las botas puestas?

-Por supuesto. Me encantaría morirme en el escenario. Es algo que queremos todos los artistas. Con mi edad tengo mucha vitalidad y muchas ganas de tirar para adelante. Siguen surgiendo proyectos y, si Dios me da salud, quiero seguir y ser útil. En una película, en una serie… Tengo la misma ilusión de aquel chaval que, con 20 años, se marchó a Madrid desde Sevilla.

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Festival de las Naciones. Una cita con la artesanía más única y exclusiva

2 octubre, 2021

Hasta el 1 de noviembre es el reencuentro con el Festival de las Naciones después […]

Leer más
MODA,

Masaltos.com: Modelos icónicos que nunca pasan de moda

10 septiembre, 2021

Empieza septiembre y, antes de presentar las novedades de nuestra temporada, queremos repasar con vosotr@s […]

Leer más
MODA,

El descontento del sector de la moda flamenca

9 septiembre, 2021

Por Ricardo Castillejo No se están haciendo muchas cosas bien y, el desfile del sábado […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).