×

MÚSICA,

Pablo López: “La soledad más peligrosa es la que se siente rodeado de gente”

7 mayo, 2020

El malagueño pasa en Madrid su confinamiento al tiempo que lanza “Mariposa”, nuevo tema que nos sirve para acercarnos más al que, sin duda, es uno de los mejores intérpretes y autores de la música actual.

Por Ricardo Castillejo

Dos años han pasado de “Camino, fuego y libertad”, anterior trabajo de Pablo López y la consolidación del malagueño -junto a sus conciertos 360 “Un Piano y Una Voz”-, como la gran figura de la música que es. A sus 36 años, el artista se encuentra en su nueva casa de Madrid, donde está teniendo tiempo para realizar unas reflexiones que ha querido compartir, en exclusiva, con los seguidores de “Sevilla Magazine”. 

-¿Qué tal tu confinamiento? ¿Cómo está siendo este momento para ti?

-Pues uno de coherencia absoluta y de equilibrio, la única manera de que salga bien, y de descubrir que hay esquinas en una casa que, con tantos viajes y al ser tan nómada, nunca llegas a ver. Ésta es la primera casa que conozco de verdad y lo estoy afrontando con paz y paciencia y también con cara de póker, como un gato pensando “¿Qué estoy haciendo aquí?”. No me da miedo, pero no soy ni optimista ni pesimista.

-¿Es todo esto un antes y un después?

-Para nada. Es dramático y, para esas personas que hayan tenido que pasar ese infierno, sí que tiene ese significado. Sin embargo, yo me atrevo a decir que no existe un antes y un después de esto. Somos una sociedad tan hermosa y tan valiente que no nos puede cambiar. Estamos por encima de eso.

-Además, vienes de una gira, exitosa y multitudinaria, de la que has pasado a la soledad más absoluta…

-(Risas) Joder, es curiosísimo, pero sí. Había catorce, doce mil y yo solo en medio y acojonado. Hoy más que nunca me he dado cuenta, sin pasarme de edulcorado, que el lenguaje de la música es un sucedáneo casi, casi a la altura del abrazo, del tacto de la piel, que es lo que más echo de menos. 

“El lenguaje de la música es un sucedáneo casi, casi a la altura del abrazo, del tacto de la piel, que es lo que más echo de menos”

-¿Has sufrido eso de “la soledad del artista”?

-Las puertas de mi casa siempre están abiertas, creo que nunca he dormido nunca solo, pero la soledad más peligrosa es la que se siente rodeado de gente. Y no te hablo del escenario, sino de después, del camerino. Te arropan mucho más unas sábanas que lo que haya pasado con veinte o treinta personas que te están hablando de cosas dispares.

-Tu carrera ha ido en ascenso y nadie puede discutir tu enorme talento y tu sentido de la autoexigencia. Todo lo que tocas se convierte en oro, pero… ¿no te condiciona el que, cada proyecto, pone más difícil el siguiente?

-Te agradezco todo el camino que tú y yo llevamos recorriendo desde la primera vez que tuve la suerte de encontrarnos y, esas palabras, de veras que tienen otra dimensión para mí, pero es que me acabas de describir “Mariposa”. Habla de que la autoexigencia puede ser efímera… como la simetría de ese animal místico y rarísimo que es la mariposa, que además dura dos días. Es necesaria, igual que salir peinado a la calle. Sin embargo, hay que tener cuidado porque, con una gira como la que, por ejemplo, he tenido, da miedo pisar un charco, equivocarte, llorar… y también hay que hacer el tonto. 

“Nunca he creado histerias ni delirios en la masa. Lo difícil me ha venido de los que han estado siempre, pues se ha tornado complicado sostener tanto pasado”

-¿Te ha agobiado tanto cariño, tanta admiración, el “fenómeno Pablo López”?

-(Risas) Yo creo que no existe, ni ha existido ese fenómeno, aunque me gustaría experimentarlo porque tiene que ser interesante. Nunca he creado histerias ni delirios en la masa. Lo único que sí te puedo confesar es que lo difícil me ha venido de los que han estado siempre, pues se ha tornado complicado sostener tanto pasado. El vértigo, el abismo, son los cuarenta y cincuenta de los que tienes cerca. 

-Tu entrega al público, en los directos sobre todo, es absoluta. Te desnudas, cuentas de ti… ¿Dónde está tu límite?

-Es difícil responder a eso y da mucho miedo. Hay un tema de esto que viene, que es “Unicornio”, que es que, teniendo una puerta trasera por la que escapar, acabas subiéndote al tejado para caer. Si a uno no le cambia el acento al hablar, al vivir, donde es imposible cambiar es en las necesidades del alma. ¿El límite? Lo marcará la salud, la propia relación en ese trío que es el lenguaje de la música, el que escucha y el que transmite. Ese amor no caduca nunca, tiene la misma sensación de los primeros días. 

Ricardo Castillejo

Recomendados

septimo aniversario sevilla magazine
ACTUALIDAD, MODA, SOCIEDAD,

Sevilla Magazine. Séptimo Aniversario (2014, Primera Parte)

23 mayo, 2020

Continuamos repasando la historia de nuestra revista a través de las imágenes de editoriales donde, […]

Leer más
MODA, SOCIEDAD,

Sevilla Magazine. Séptimo aniversario (1)

16 mayo, 2020

En marzo de 2013 arrancaba la historia de Sevilla Magazine, la revista andaluza de moda, […]

Leer más
Olivia
MODA,

OLIVIA NATURE: Zapatos ecológicos (para ellas), cómodos y con diseño

28 abril, 2020

A sus 26 años, Noemí Ferreras ha decidido -con la experiencia de trabajar también para […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).