×

MÚSICA,

Pastora Soler: “Para encontrar la estabilidad hay que pasar por muchas tormentas y muchos altibajos”

21 diciembre, 2020

La cantante se presenta, por primera vez en su trayectoria, en el Teatro de la Maestranza con dos conciertos muy especiales, mañana martes y el miércoles, que dedicará a su padre, recientemente fallecido.

Por Ricardo Castillejo


Entrevistar a Pastora Soler es, sobre todo, charlar con una amiga con la que uno sabe que se puede poner cualquier tema sobre la mesa bajo la garantía de que se tratará con cariño y con naturalidad. Emocionada por volver a su tierra, la artista de Coria del Río solo ha ofrecido una actuación este año -en Mérida el pasado mes de septiembre-, durante el que, además de las consecuencias de la pandemia, ha sufrido la muerte de su padre, al que estaba muy unida y que estará muy presente en estos dos días del Teatro de la Maestranza.

“Sentir” es el título de su disco más reciente y de una gira que nos devolverá a los escenarios a la considerada “la voz” de España. Un calificativo que, como todo en su vida, nuestra protagonista contempla desde la humildad más absoluta.

-Desde luego que, hasta que no nos han quitado los conciertos, no nos hemos dado cuenta de lo importante que es la música para todos…

-Sí que suele ocurrir que valoramos las cosas cuando las perdemos. En este caso no es el concierto en sí sino, más allá, el hecho de comprar tu entrada, quedar con tus amigos para tomarte una cervecita antes, la ilusión de los días previos… Es todo un ritual que echamos mucho de menos.

-Esta experiencia del Coronavirus nos ha hecho “sentir”, como tu álbum, emociones como el miedo, la impotencia, la tristeza…

-La incertidumbre, que es lo peor… Está siendo como una película. A mí me pasa que, cuando veo a la gente por la calle con la mascarilla, todavía como que cuesta aceptarlo. Era algo que nadie tenía en mente. En mi caso, el confinamiento me pilló recién dada a luz y justo después de lanzar el disco y hacer la promoción y antes de empezar a actuar. Lo único bueno es haberme quedado en casa con una bebé muy chiquitita a la que me he podido dedicar de lleno. Por lo demás, mi sector -como otros muchos- está muy machacado y con cada vez más dudas.

-Tú eres una mujer resiliente, que ha superado muchas pruebas… ¿Ha supuesto mucho sacrificio para ti ser Pastora Soler?

-Sí, claro. Para encontrar la estabilidad hay que pasar por muchas tormentas y muchos altibajos. A mí todo me ha costado mucho. Me he caído, me he levantado, he estado en proyectos que me han gustado más, menos… Pero todo me ha servido para saber lo que quiero y lo que no. También a partir de los 40 -y, especialmente, desde lo que me pasó-, tuve un punto de inflexión que me ha llevado a sentirme mucho más segura.

-¿Cuál es la sensación de salir ante miles de personas que te aclaman y cantas tus canciones?

-Es una mezcla de sentimientos. Este fin de semana no quería ni moverme porque te planteas ese sacrificio que debe hacer la gente, y más en este instante. Hay que tener mucho respeto al hecho de que una persona crea en ti y salga de su casa para verte. En mí se genera pura adrenalina. Es algo adictivo que, cuando no lo tienes, añoras. Hay responsabilidad, nervios… pero cuando te encuentras al público -y más en esta última etapa mía-, se genera auténtica magia en un momento realmente bonito. La meta es llegar a esas dos horas, que es el culmen de todo el esfuerzo previo.


“Mi padre tenía muchas ganas de que viniera a este teatro y a veces pienso que no voy a ser capaz, pero él me va a dar la fuerza. Todos los que me rodean saben que tenía siempre un lugar privilegiado en todos mis conciertos”


-Lo que sí hay algo peligroso y es la soledad del artista… Pasar de ser aclamada a estar sola en un hotel o en tu hogar ha llevado a muchas figuras hasta a hacerse dependiente de algunas adicciones… ¿Cómo has gestionado esta cuestión?

-Para eso hay que estar muy preparado y, en mi caso, ha sido tan gradual que no lo he sufrido. También es verdad que he estado muy arropada siempre y he separado mucho mi vida personal de la profesional, disfrutando cada éxito de forma muy familiar, muy sana. La fama, para mí, ha sido poco a poco y he tenido los pies sobre la tierra, aunque entiendo que, si de la noche a la mañana te llega, debe ser difícil de gestionar.

-Entiendo que en estas fechas de la Maestranza va a estar muy presente tu padre…

-Hace muy poquito, solo dos meses y algo, y él tenía muchas ganas de que viniera a este teatro. A veces pienso que no voy a ser capaz, pero me va a dar la fuerza. Todos los que me rodean saben que mi padre tenía siempre un lugar privilegiado en todos mis conciertos y, la que no está preparada aún es mi madre. Lo único que no sé si podré si cantar “La mala costumbre”, que es un tema con mucha carga emocional para mí. Él va a estar allí. Lo tengo clarísimo.

-Tus padres lo han hecho muy bien contigo y esa misma lección se la enseñas a tus hijas, ¿verdad?

-Ojalá. Lo intento, aunque es un papel, el de la madre y el padre, muy complicado. Yo recuerdo mucho, durante la adolescencia, cómo los míos estaban muy pendientes de mí y cómo, en cierta manera, se vuelven tus rivales, al pensar tú que te cortan las alas. Por eso temo un poco cuando mis niñas lleguen a esas edades y, tanto Francis como yo, intentamos volcarnos en ellas todo lo posible.

-¿Se han acoplado bien la una a la otra?

-Muy bien. El confinamiento ha sido bueno para Estrella. Es una niña muy buena y que ha podido estar con la pequeña todos los días. Ya hasta juegan juntas y Vega, con diez meses, la única palabra que dice es: “¡Estrella!”. Dentro de nada pasarán más tiempo juntas y me liberarán un poco…

-Hay bastantes posibilidades de que alguna de las dos te planteen aquello de “Mamá, quiero ser artista”… ¿Estás preparada?

-Yo no voy a ser quien las limite, pero sí me gustaría, como es normal, algo más estable para las dos. Claro que, si tienen la vocación, seré la primera en ayudarles, porque esto es maravilloso. Lo único que pienso que ser “hija de” les vuelve más complicado todo…

-Como jurado de programas de talentos sabes reconocer cuando lo hay… ¿Lo ves venir?

-Verás, Estrella tiene cinco años y no es como yo, que con su edad estaba todo el día cantando. Su oído es bueno, pero creo que le llama la atención la profesión del padre, si bien el baile es más complicado aún. Sea como sea, la hemos apuntado a clases de ballet, porque le llama. Vega es muy chica aún pero, eso sí, tiene una voz… (risas). Estuve cantando hasta los ocho meses de gestación, con lo que algo le ha tenido que llegar…

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Mocasines: Ideales para una PRIMAVERA más alta

5 abril, 2021

En esta época del año en la que apetece salir más, y arreglarse más, os […]

Leer más
MODA,

Los hombres cofrades, ¡Gaviñizados!

1 abril, 2021

Con casi tres décadas de trayectoria a sus espaldas, por vez primera, Aurora Gaviño se […]

Leer más
MODA, SEVILLA,

Mantillas, sí. Mascarillas, también

17 marzo, 2021

“La Mantilla. Sevilla del dolor a la alegría” es la iniciativa que se presentó ayer […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).