×

MÚSICA,

Rozalén: “Quiero crecer en la seguridad, en las corazas que me tengo que poner para protegerme y que no me duela todo tanto”

15 diciembre, 2020

La artista lanza “El árbol y el bosque”, cuarto trabajo de su trayectoria que coincide con el fallecimiento de su abuela Ángeles, inspiradora de muchas de sus canciones.

Por Ricardo Castillejo

A sus 34 años ha demostrado que, con talento y tesón, muchas son las metas que se pueden conseguir. Poseedora de un discurso reivindicativo y libre, Rozalén apuesta ahora por un trabajo, “El árbol y el bosque”, que invita a la reflexión y que nos sirve como perfecta excusa para acercarnos a esta mujer, poseedora de una personalidad fascinante, a la que hemos visto crecer, paso a paso, hasta convertirse en el referente que hoy día es. La artista se sincera, a corazón abierto, en una entrevista que coincide con el reciente fallecimiento de su abuela, Ángeles, a quien estaba muy unida y a la que acompañó hasta su último instante.

-Estás más delgada y muy estupenda…

-Adelgacé en el confinamiento… No entiendo qué pasó, porque cocino y como de todo y, aún así, bajé cuatro kilos, pero no dejé de tomarme mis “patatuelas” y mis “cervecicas”. Supongo que influyó relajarme y poder dormir ocho horas diarias… 

-Pero el relax engorda… ¿No estarás embarazada?

-No, te aseguro que no (risas). Sí que todo el mundo me dice que me ve mejor. Como decía Aute, “Nos embellece ser felices”… Desde luego que me quiero más…

-Retoques no, ¿verdad?

-No… ¡Qué pijo! (risas). Cada vez me pinto menos el ojo, pero poco más…

-Es que, a medida que se es más famosa, parece que hay que vender más imagen, ¿no?

-No es mi caso y ni siquiera lo he pensado. Muchas amigas, especialmente actrices, cuando rondan los cuarenta o cincuenta, se obsesionan un poco con esto, pero yo hasta he hecho una canción, “El paso del tiempo”, donde explico que me gustan mis arrugas. Ahora hasta salgo en revistas de moda y, cuanto más segura estoy -y más he delegado en mi equipo y en mi estilista-, mejor está todo y mejor me encuentro.

-¿Por qué eso de que te quieres más?

-Estoy más segura. Sí tengo momentos de no quererme y no me gusta mi cabeza enemiga cuando piensa demasiado. No me hace estar bien que me afecte demasiado lo bueno y lo malo, pero luego, en lo que respecta a la identidad, cada vez tengo más claro a lo que he venido.

-¿Y a qué es?

-A contar y a cantar historias. A intentar ser lo más honesta que pueda, dentro de que es imposible ser coherente. Me interesan mis ideas, lo que se acerca al campo, a lo natural, a lo humilde y claro, tengo un iphone, pero podría tener un móvil menos caro o menos ropa. Por otro lado, si dejas de hacer algunas cosas, tu mensaje no llega. Yo, por ejemplo, nunca pensé que me darían “bola” en determinados medios y tengo que estar ahí para transmitir lo que siento.

-¿Te gusta esa imagen tuya de “cantante protesta”?

-Sí. Me gusta que me llamen cantautora y mis referentes están relacionados con esto. Parece que es un género que nace desde el enfado, pero yo nunca me expreso desde ahí. En todo caso con un poco de rabia, aunque siempre con mucho cariño.

-Dicen que los psicólogos, y tú lo eres, están un poco tocados…

-Así es. Y a mí me pasa. Estoy tocadita… Pero un punto de locura es necesario. Aún así voy a terapia porque, por mucho que sepas la teoría, hasta que no la practicas no la aprendes. Cuando necesito ayuda, la pido.

-¿En qué tienes que crecer más?

-En la seguridad, en las corazas que me tengo que poner para protegerme y que no me duela todo tanto. Quiero pisar con más fuerza aún de la que piso. Y a la hora de escribir música y estudiar, también deseo evolucionar. 


“Mi abuela me ha enseñado que el corazón siempre es el que manda, aunque sea débil”


-¿Cuál es la sensación de salir a un escenario y notar que, la obra que tú haces, marca tanto a otras personas?

-Eso es muy bestia. Y me acojona. Me da responsabilidad. Con este álbum tenía el listón altísimo, simplemente por lo que pasó con “La puerta violeta” o “Girasoles”, que la ponían en los “coles” para hablar de la Guerra Civil. Pensaba… “Tengo que hacer canciones que ayudan a vivir, que enseñen…”. Cuando sabes que te observan, tu comportamiento cambia. Por eso mis temas del principio no tienen nada que ver con los actuales. Tengo el ojo crítico encima.

-¿Piensas que eres buena artista?

-Creo que sí porque soy muy trabajadora y muy constante y tengo mucha paciencia. La gente que trabaja con artistas me lo dice. No se me caen los anillos para nada.

-¿Y el talento?

-Quiero pensar que algo tengo. Mi voz es diferente, gracias un defecto, un callito que tengo en las cuerdas vocales y que provoca esa arenilla que se nota. Y también llevo muchas influencias como el folklore, la copla, el punk, el rock… Aparte, estoy en esto desde muy niña, que algo también influye.

-En esto que comentábamos antes de amarse a uno mismo, suele comentarse que uno elige la pareja que cree merecer…

-Yo tengo un compañero de vida muy “bonico”, es un ser de luz y nos hacemos todo más fácil que, al final, es lo importante. No sé si existe el amor para siempre pero sí que hay que llegar al acuerdo, con tus compañeros, de que el pacto sea ése. Si no, no tiene sentido estar…


“Ojalá llegásemos al punto de los griegos, de querernos sin ese concepto de posesión. Ése es el problema y el origen de los celos, del maltrato: pensar que alguien es tuyo. Si nos desprendiéramos de la posesión, nos querríamos más y mejor”


-¿Cuál es tu concepto de amor? ¿Poliamor? ¿Pareja abierta? ¿Tradicional?

-De momento estamos en lo tradicional, aunque charlamos mucho de los tipos de relaciones. Me da que no es como nos lo contaban, aunque es una cuestión que no está en mis prioridades. Sí que no soy celosa. Alguna vez me han sido infiel, pero es que nadie te pertenece. Hay que evitar dañar y puedo entender que se quieran muchas personas a la vez, o que se desee a más de uno, que es algo normal. No sé… Veo la historia de mis padres, en la que mi padre se salió de sacerdote y donde ambos se tienen un cariño tan tremendo… Ojalá llegásemos al punto de los griegos, de querernos sin ese concepto de posesión. Ése es el problema y el origen de los celos, del maltrato: pensar que alguien es tuyo. Si nos desprendiéramos de la posesión, nos querríamos más y mejor.

-“El árbol y el bosque” habla de raíces y tú has perdido una muy importante…

-Muy importante. Estoy con todo el luto encima y en todo el proceso. Me ha tocado verla morir y nunca me había pasado. Y menos de alguien que era mi cuidadora, casi más que mi madre. He aprendido de la sedación, de los cuidados paliativos… Si ya de por sí defiendo a los sanitarios, después de comprobar cómo cuidan de quienes se mueren, estoy deseando volver a encontrármelos para darles un regalito. Dan dignidad en esos instantes en los que el cuerpo está muy marchito. Ella tenía mal el corazón y, después de sedarla, duró cuatro días, cuando lo normal son unas horas. Me enseñó que el corazón siempre es el que manda, aunque sea débil. 

-¿Hay vida más allá?

-Creo en la energía y he tenido momentos de creer en la reencarnación, aunque vengo de la cultura cristiana-católica. Antes rezaba y ahora medito. Lo espiritual no lo pierdo. Sí confío en la muerte mexicana, que es no olvidar y pensar que el recuerdo mantiene viva a la gente.

-Después de esta experiencia tuya, de esta pandemia, ¿qué hacemos con la vida?

-Disfrutarla, disfrutar el ahora. No te creas superior a nada ni a nadie. Pensábamos que podíamos controlarlo todo y se nos ha parado el mundo. Hay que relajarse y disfrutar cada segundo. 

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Mocasines: Ideales para una PRIMAVERA más alta

5 abril, 2021

En esta época del año en la que apetece salir más, y arreglarse más, os […]

Leer más
MODA,

Los hombres cofrades, ¡Gaviñizados!

1 abril, 2021

Con casi tres décadas de trayectoria a sus espaldas, por vez primera, Aurora Gaviño se […]

Leer más
MODA, SEVILLA,

Mantillas, sí. Mascarillas, también

17 marzo, 2021

“La Mantilla. Sevilla del dolor a la alegría” es la iniciativa que se presentó ayer […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).