×

MÚSICA,

Sandra García-Sanjuán: Seducida por la magia del “Festival de las Estrellas"

23 junio, 2019

Sandra García-Sanjuán es la fundadora del festival Starlite que, desde hace siete años llena la Costa del Sol de “glamour”. Una cita obligada en torno a la que se genera el lógico interés que despierta esta multitudinaria reunión de “estrellas”

Pepe Zarza

El año pasado 241.128 personas, entre ellas 200 “celebrities”, pasaron por el Festival Starlite en Marbella, que se ha convertido en la cumbre el “glamour” en España y que genera 80 millones de euros anuales de impacto económico en la Costa del Sol. Sandra García-Sanjuán es la fundadora del evento, que se inauguró en 2012 y que este año amplía sus conciertos a 54, desde el 12 de julio hasta el 24 de agosto. Rostros como Manuel Carrasco, Juanes, Maluma, Raphael, Don Patricio, Luis Fonsi… desfilarán por el espectacular escenario de la Cantera de Nagüeles. Además, como cada edición, la cita más destacada del verano será la cena solidaria de Antonio Banderas, un encuentro de “estrellas” donde el primer plato siempre es la elegancia.

-¿Qué novedades vamos a encontrar en esta ocasión en Starlite?

-Hemos incluido en el cartel música urbana y reggaetonera, que no son estilos que hayamos tenido anteriormente, pero que están funcionando muy bien y están impregnando mucho en los jóvenes. Por eso hemos apostado por Maluma, Nicky Jam, Don Omar e, incluso, Don Patricio.

-¿Cuál es el nombre que más ha costado cerrar en el nuevo cartel?

-Tenemos la suerte de que hay una lista de espera de cantantes que quieren formar parte del cartel y vamos afinando desde noviembre hasta Semana Santa. Anunciamos poco a poco para mantener la expectación, aunque siempre se quedan algunos fuera. Muchos, incluso, planifican su gira en función a Starlite… O sea que, más que nos cueste cerrar, nos gustaría poder alargarlo más. Este año nos vamos a 54 citas, que es una barbaridad… 

Algunos artistas han llegado a solicitar 100 toallas negras o papel higiénico negro, como pedía Steven Tyler de Aerosmith… También hay quienes quieren algo específico en el camerino, como unas cortinas para concentrarse y que no entre la luz”

-Además, tenéis una línea propia de productos…

-Tenemos unas tiendas que forman el Starlite Universe y en ellas trabajamos las marcas de Alejandro Sanz, Antonio Banderas, Valeria Mazza, Naomi Campbell… Además, claro, de la propia marca Starlite.

-¿Hasta qué punto estos famosos se implican en esas líneas?

-Mucho, porque son muy creativos y son ellos los propios diseñadores. Tienen un equipo dentro de nuestras oficinas que les orientan, les pasan tendencias y ven lo que es o no es viable dentro de esas creatividades, pero son ellos mismos los que lideran el cómo quieren el producto, de qué colores, el corte, las líneas, el estilo…

Sandra en el «photocall» de Starlite

-Después de siete años, ¿te sigues poniendo nerviosa cuando empieza?

-Al revés, en el momento de empezar ya está todo hecho. Te puedes poner un poco nerviosa en el previo a llegar, tenerlo todo afinado… Pero una vez que arranca es cuando te relajas.

-Uno de los grandes momentos es la cena solidaria con Antonio Banderas y la multitud de rostros conocidos que asisten… ¿Te atreverías a decir que es la fiesta más glamourosa del verano?

-Starlite es glamour, magia, la gente está muy cerca de las “estrellas”… Cada uno lo puede vivir de una forma, pero en general a mí sí que me parece una noche muy mágica donde, además, se hace por ayudar a los que más lo necesitan.

-¿Eres más de Melanie Griffith o de Nicole Kempel?

-Me llevo muy bien con las dos y quiero que Antonio esté feliz y contento. Nicole es una mujer fantástica que le apoya, le da mucho soporte, está a su lado, le entiende, le respeta y le admira, y todo eso es maravilloso. Con Melanie tenía, y sigo teniendo, un contacto muy bueno porque es una gran actriz a la que yo, personalmente, admiro mucho, y Antonio y ella mantienen buena relación también. 

-A la hora de invitar a la gala… ¿qué tenéis en cuenta?

-Invitamos a los que son como parte de la familia Starlite, que han estado involucrados con nosotros, que nos han apoyado cuando arrancábamos y siempre han estado en nuestra órbita. Al final es como una reunión de amigos. 

-¿Y para el cartel de artistas?

-Hay veces que nos dicen: «Repetís mucho algunos…», pero es que se genera un encuentro de quienes han formado parte del proyecto desde el principio y, cada vez que salen de «tour», nos gusta que pasen por casa. Por ejemplo, si Bisbal va de gira, Starlite es un punto por el que tiene que pasar. Luis Fonsi estuvo en 2018 y vuelve otra vez. Con Juanes tenemos mucha amistad personal, fue uno de los premiados de la gala pasada y viene de nuevo… ¿Para qué van a ir a otro sitio si aquí tienen su hogar?

-Desde fuera se puede pensar que es un festival elitista, ¿eso es cierto?

-Creo que no. A lo mejor se tiene esa percepción porque es «premium» y damos muchos servicios que no son propios en los festivales habituales. En esos sitios hay más colas, no hay donde sentarse, no tienes ese servicio de azafatas que te recogen, tus sillones, tu espacio, una visibilidad buenísima en todos los sitios… La percepción que se tiene al final es esa, pero luego te pones a mirar y hay entradas a partir de 25 y de 30 euros, o sea, que es asequible para todo el mundo. Es como ocurre en un avión: todos viajan de un origen a un destino, pero depende de cómo quieras vivir la experiencia pagas un «business», un «first», un «turista»…

-Con tantos populares juntos ocurrirán muchas anécdotas… ¿Las podrás contar algún día en unas Memorias?

-Son muchas anécdotas, pero las experiencias son muy positivas. Conoces más al personaje por dentro y, aunque algunos tienen fama de complicados, eso solo ocurre cuando no les dan su lugar, no los cuidan o no los atienden. En general, se ha generado una magia especial y no hemos tenido problemas con nadie. «Starlite» para muchos artistas es el sitio al que llegan y se sienten cuidados. Los problemas aparecen cuando vas a dar un «tour», has dicho que eres vegetariano y te traen cerdo para comer, o llegas y no tienes ni camerino… Los artistas deben ser rigurosos con los promotores que no conocen bien y les tienen que exigir para que, cuando lleguen, se encuentren las cosas bien. Muchas veces te piden excentricidades, como bolsitas de M&M divididos por colores en cuencos o las iniciales bordadas en el albornoz, que luego ni lo deshace… Esto ha pasado, lo que ocurre es que, cuando eres del sector y llevas 25 años trabajando en él, entiendes los motivos. Si alguien te pide las iniciales en el albornoz es para que seas consciente de que tiene que tener un camerino en condiciones y que esté impecable. Si le pones los M&M separados es porque te has leído la letra pequeña del «rider», es decir todas las especificaciones. Si la chorrada de los caramelos no la has cumplido, desconfían de que el resto sí. Es una forma de testar.

-¿Otras exigencias curiosas que puedas contar?

-Muchas. Por ejemplo, han llegado a solicitar 100 toallas negras o papel higiénico negro, como pedía Steven Tyler de Aerosmith… También hay quienes quieren algo específico en el camerino, como unas cortinas para concentrarse y que no entre la luz. Al final tiene sentido, porque están viajando de sitio en sitio y lo que necesitan es llegar a un espacio donde tengan su templo para concentrarse y aislarse antes de salir al escenario.

-En una de las galas solidarias se llegó a pagar 30.000 euros por cenar con Antonio Banderas, ¿merece la pena ese precio?

-Se pagó bastante más (risas). Yo creo que sí la merece, si lo tienes y te lo quieres gastar… El dinero es un facilitador, bien para vivir experiencias únicas o bien para comprar y adquirir cosas con las que disfrutar. También es un medio para ayudar porque, por un lado, Antonio donó su tiempo, la persona que lo compró hizo un donativo para ayudar a quién lo necesitaba y encima pudo disfrutar de alguien súper interesante. A través de los medios de comunicación se conoce al personaje, pero cuando cenas mano a mano entras a conocer a la persona y eso es un privilegio…

Si Bisbal va de gira, Starlite es un punto por el que tiene que pasar. Luis Fonsi estuvo en 2018 y vuelve otra vez. Con Juanes tenemos mucha amistad personal, fue uno de los premiados de la gala pasada y viene de nuevo”

-El año pasado nació el Concert Music Festival en Chiclana y parece que ha llegado con fuerza, ¿crees que puede competir con Starlite?

-Creo que no. Cuantas más se haga, más fuerte se vuelve el sector. Es como cuando ponen en una calle todas las firmas de moda. Cuantas más se sumen, más potencia tiene ese espacio. Todo lo que sea música, bien hecho y con proyectos interesantes es bueno siempre. No lo considero competencia, pero todo lo que sea competir es maravilloso porque te reta a superarte y hacerlo cada vez mejor.

-También Eva Longoria empezó con vosotros, pero luego se independizó e hizo su propia cena solidaria… ¿Te intentan copiar? 

-Mi filosofía es que creo que las cosas suman y no restan. Si hay más personas haciendo galas benéficas, recaudando fondos y ayudando a los que lo necesitan, son bienvenidas. La competencia es muy sana porque te lleva a reinventarte. Fíjate que, con Rafa Casillas de Concert Studio, que es otro promotor, tengo una relación personal muy buena y vino a Starlite, mi marido fue a verlos a ellos cuando abrieron… Nos apoyamos los unos a los otros.

Sevilla Magazine

Recomendados

ACTUALIDAD, MODA,

El otoño es más top… con Laura Sánchez

14 octubre, 2019

Sevilla Magazine vuelve como cada mes a su edición impresa, donde esta vez le damos […]

Leer más
MODA,

Barbie celebra su 60 cumpleaños… ¡en Sevilla!

11 octubre, 2019

La clásica muñeca protagonizará la exposición que podrá verse en la Casa de las Sirenas […]

Leer más
MODA,

José Manuel Pérez: Diseños para una mujer REAL y con CURVAS

5 octubre, 2019

El creador de Gerena ha apostado, desde el principio de su carrera, por vestir a […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).