×

SOCIEDAD,

Sevilla recuerda la boda de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar

18 marzo, 2020

Un cuarto de siglo ha pasado desde que la Infanta Elena y Jaime de Marichalar se dieron el “sí, quiero” en la Catedral de Sevilla en el que fue un evento social histórico con el que, toda la ciudadanía, se volcó

Fue un 18 de marzo de 1995 cuando, ante más de 1.500 invitados, se casaba la hija del entonces rey, Elena de Borbón, con su novio, Jaime de Marichalar. La novia, con traje de Petro Valverde y velo de su madre, la reina Sofía (vestida de turquesa por Tony Benítez), no podía estar más radiante si bien, fruto de los nervios, olvidó pedirle a su padre la venia antes de dar el “sí, quiero” a un prometido que había conocido en París (ciudad en la que, precisamente, ambos se instalaron tras el enlace).

Toda Sevilla se engalanó con flores, mantones de Manila, el conocido No8Do por todos lados e iluminación especial en los principales monumentos. Es más, se llegaron a pagar hasta 6.000 euros por el alquiler de algunos balcones (por parte de algunos medios de comunicación), para lograr la mejor fotografía en un evento Real que España no celebraba desde Alfonso XIII (don Juan Carlos y sus hermanas, Margarita y Pilar, se casaron en Grecia, Lisboa y Estoril).

Así, como homenaje a su abuela, la condesa de Barcelona -que vivió mucho tiempo en la capital hispalense-, doña Elena eligió nuestra ciudad como escenario de una fiesta que comenzó en Los Arenales, una finca de Morón de la Frontera donde tuvo lugar la despedida de solteros de la que, aunque la contrayente insistió en la privacidad, se publicaron unas fotos suyas bailando. Tras el almuerzo -y capea, con Fran Rivera y Espartaco-, todos se marcharon al Hotel Alfonso XIII, habilitado para los invitados reales (como Guillermo y Máxima de Holanda, que pasearon tranquilamente por nuestras calles).

Recordar que don Juan Carlos llevaba el brazo escayolado a causa de una caída en Candanchú y que la hermana de la contrayente, la infanta Cristina, optó por el rojo pasión como color de su vestido. En cuanto al menú, Lubina del Cantábrico con salsa de trufas y almendras, Perdiz Roja con salsa castellana y tarta nupcial, dulce fin de jornada que no impidió que, quince años después, la convivencia del matrimonio sufriera un varapalo para anunciar, con posterioridad, que teníamos, por vez primera en nuestra historia, una infanta de España que se divorciaba, el 25 de noviembre de 2009.

Dos hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, un ictus sufrido por Marichalar en 2001, y multitud de comentarios sobre la pareja forman parte de un hecho del que preferimos quedarnos con el inolvidable recuerdo de sus inicios. Aquella boda de la que Sevilla fue testigo y partícipe y que, sin nosotros, no hubiera sido igual. A las pruebas nos remitimos. 

Sevilla Magazine

Recomendados

MODA, Sin categoría,

Juana Martín. El renacer de nuestra gran diseñadora

21 marzo, 2020

La cordobesa, que hoy cumple 46 años, ha sido nombrada por el Centro de Enseñanzas […]

Leer más
MODA,

José Raposo. Un concepto de la flamenca sin competencia

10 marzo, 2020

El diseñador de Sanlúcar de Barrameda homenaje esta temporada a su abuela en “Carmela”, una […]

Leer más
MODA,

DISEÑO ANDALUZ CON NOMBRE PROPIO

7 marzo, 2020

Son famosas/os, de Andalucía… y también se dedican al diseño. Analizamos los casos de Vicky […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).