×

CULTURA,

El gran salto del travestismo sevillano. De las salas nocturnas a los grandes escenarios.

24 junio, 2021

Pequeña Cañadas, Torrija Asúcar, Chichi L´Amoroso, Fernando La Estrella y Lakessis protagonizan, mañana en el Teatro Central, “Si esto fuera una película sería un drama”, tragicomedia musical ambientada en los años de la transición a la democracia producida por la Asociación Togayther

Ricardo Castillejo

Nunca, hasta ahora, las travestis habían protagonizado programas de televisión nacional hechos por y para ellas (como está sucediendo con la versión española del concurso de la gran RuPaul). Ni se había apostado por un espectáculo musical como “Si esto fuera una película sería un drama”, que, coincidiendo con la llegada del Día del Orgullo Gay en Andalucía, se estrenará mañana en el Teatro Central con un texto escrito por Fabrizio Funari y dirigido por Ramón Perera. Un hecho histórico gracias al que se va a dar el paso que lleva a este colectivo desde los locales nocturnos y salas de fiestas a un gran escenario como es éste, referente de montajes contemporáneos. “Al principio pensé que era una locura porque, desde fuera, tenemos la idea de que su trabajo es muy anárquico y que están acostumbradas a montárselo todo ellas solas. Después me sorprendí porque son muy disciplinadas y se han ajustado muy bien al ritmo y al marcaje tan fijo que llevamos. A pesar de los grandes egos -incluido el mío- ha salido bien y los espectadores van a sorprenderse muchísimo porque no es un “show” de transformistas. El libreto tiene una dramaturgia importante y ellas/ellos -porque sacan su lado masculino-, nos van a dar una dualidad a la que no estamos acostumbrados”, reflexiona Perera al respecto de su elenco.

El director, Ramón Perera, durante el proceso de creación del espectáculo.

¿Cómo viven este acontecimiento Pequeña Cañadas, Torrija Asúcar, Chichi L´Amoroso, Fernando La Estrella y Lakessis, protagonistas de esta aventura? “Sentimos mucha responsabilidad y estamos nerviosas, pero miedo no tenemos. Al público, con el que debes tener una conexión especial, queremos darle la mejor”, confiesa Pequeña Cañadas. “Estamos reflejando lo que hay detrás de nuestro trabajo, que es mucho”, explica su compañera Chichi. “Solo para el maquillaje y preparación necesitamos más de una hora y aquí se puede ver muy bien lo que es un espectáculo con coreografía. Para la gente va a ser muy bonito descubrir que, tras los personajes, estamos personas que sentimos y que tenemos amores, desamores, momentos altos y bajos que escondemos detrás de esa máscara del drag que llevamos para hacer felices a los demás”. “Es como quitar esa pared que no se ve desde fuera, mostrando las entrañas de las travestis”, apuntilla Torrija Asúcar, muy feliz con esta experiencia.

Unidas como una familia –“los enfrentamientos de copleras son algo antiguo”, comentan al unísono-, estas cinco artistas no consideran que el auge del mundo drag sea una moda sino que, más bien, supone hacer justicia con algo que ha existido desde siempre. “Durante mucho tiempo, los personajes de mujeres, en teatro, los hacían hombres. Ha habido mucha represión y éste es el resultado de una lucha que no podemos parar”, explica Fernando La Estrella, el más veterano de la compañía. “Ahora es cuando más hay que afrontar proyectos así. Son tiempos un poco oscuros y hay que darle más color que nunca a la realidad y, sin querer entrar en política, es una obra para todos los públicos”, aclara Cañadas dejando en el aire reivindicaciones que, a pesar de todo, siguen siendo necesarias.

Mientras, como afirma Lakessis, continúan apoyándose y creciendo personal y profesionalmente, tomando unas de otras lo mejor y disfrutando de experiencias como ésta que, producida por la Asociación Togayther, tiene intención de salir de gira visitando multitud de plazas para recoger unos fondos los cuales, de forma íntegra, se dedicarán a promover otras actividades de esta organización. Un maravilloso homenaje a un colectivo que no es sino el mejor ejemplo de cómo los sueños, aunque precisen un duro camino, pueden conseguirse. El tiempo, la constancia y la ilusión, todo lo logran.

Fernando La Estrella

Este cocinero de 61 años se marchó a Mallorca en 1983 y allí formó el grupo “Peor Imposible”, con Rossy de Palma como una de sus integrantes, creado para un día y que se mantuvo seis años activo. Después vino su amistad con Pedro Almodóvar y su participación en títulos de nuestro cine como “La ley del deseo” -donde se le puede ver como extra-, o “Mujeres al borde de un ataque de nervios” en la que, el famoso gazpacho de la película, era suyo. Series de televisión o, lo más reciente, su intervención en la ópera “Carmen”, en el Teatro de la Maestranza, también figuran en su currículum.

Pequeña Cañadas

A sus 45 años, lleva dos décadas como travesti que empezaron como una broma, “en una vaqueriza en Camas”, y que arrancaron en el recordado Isbilyya con un show semanal todos los martes. En su trayectoria, exitosas funciones como “Precios populares”, junto a Antonia San Juan y La Terremoto, cortometrajes, presentaciones como los del Festival de Cine de Sevilla LGTB o el de Arte Contemporáneo de Girona… Un largo currículum que la señala como un nombre imprescindible dentro del travestismo español.

Torrija Asúcar

Se inició en 1998-99, actuando en el multidisciplinar Bar Platea y teniendo como madrina a la recordada Farah Tirana. Unos primeros pasos que retomó -tras una etapa en otros campos, también artísticos-, en 2001-20021 ya con un personaje en plena actividad que, a sus 45 años, le ha dado grandes satisfacciones con canciones y videoclips propios o actuaciones en fiestas, eventos y locales en las que ha sido reclamada por su buen hacer y un sentido del humor a prueba de bombas.

Chichi L´Amoroso

Camarero del mencionado Isbilyya, un día tuvo allí su primera oportunidad y, desde entonces, no ha parado, llevando como bandera el activismo gay. En el 2009, para el primer Orgullo fuerte que ha habido en Andalucía, esta figura sevillana de 35 años empezó a formar parte de dicha emblemática celebración reivindicando, desde la libertad, aquellos puntos dentro de los que considera que aún queda mucho por avanzar. Y aunque pueda parecer que a veces desvaríe, en su personaje nada es casual, guardando con Chichi un “orden muy desordenado”.

Lakessis

De origen panameño, la victoria de un concurso drag en 2005 le llevó a Malta, donde aprendió mucho de su profesión en la discoteca “Closet”, para instalarse posteriormente en Sevilla para ganar aquí la Gala Drag de 2009. Más andrógino al principio -al estilo de los drags canarios-, este joven de 36 años, también maquillador, ha ido abriendo puertas, poco a poco, hasta llegar a las del Teatro Central, espacio en el que, la propuesta de la que forma parte, no dejará a nadie indiferente.

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Masaltos.com: Modelos icónicos que nunca pasan de moda

10 septiembre, 2021

Empieza septiembre y, antes de presentar las novedades de nuestra temporada, queremos repasar con vosotr@s […]

Leer más
MODA,

El descontento del sector de la moda flamenca

9 septiembre, 2021

Por Ricardo Castillejo No se están haciendo muchas cosas bien y, el desfile del sábado […]

Leer más
MODA,

Quelton. Los exitosos bikinis de dos intrépidas gemelas sevillanas

13 junio, 2021

A sus 21 años, Ángela y Reyes Queraltó han creado una marca de bikinis que, […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).