×

SOCIEDAD,

Manuel Díaz, “El Cordobés”:“Tuve en mis manos un décimo de lotería que era haber vivido con Manuel Benítez”

22 febrero, 2013

Mañana sábado a las 12.30 horas, el torero firmará ejemplares de su biografía, “De frente y por derecho”, en El Corte Inglés de la Plaza del Duque. Un relato inolvidable de una vida apasionante

Ricardo Castillejo

“A mi madre, María Dolores, y a todas las madres que defienden su verdad”. Así reza la primera frase que aparece en “De frente y por derecho” la biografía de Manuel Díaz, “El Cordobés”, en la que el diestro ha decidido contar, por boca propia, el relato de una vida marcada por una infancia humilde y por la ausencia de un padre que jamás ha querido ejercer como tal. Nuestro entrevistado, lejos de albergar resentimientos, se muestra como una persona generosa, padrazo con sus hijos, Alba –fruto de su matrimonio con Vicky Martín Berrocal-, y Manuel y Triana, nacidos de su unión con la que, realmente, es la mujer de su vida: Virginia Troconis. A su lado ha construido una familia con la que vive en Sevilla y a la que también ha querido dedicar un texto apasionante a través del que podemos descubrir todo sobre un personaje con el que, cualquier encuentro, siempre sabe a poco.

Manuel de niño con abrigo rojo a modo de capote

Manuel desde pequeño llevaba el gen torero en sus venas.

-¿Es tan extrovertido como parece?

-Más. Ser “yo” es lo mejor del mundo. Es lo que me ha llevado a estar donde estoy. Con mis fallos, mis virtudes.

-Es que transmite, a pesar de los pesares, mucha positividad y optimismo… Algo menos bueno tendrá, ¿no?

-¡Claro! Soy excesivamente ordenado. Eso es un rollo. Todo lo tengo controlado. Es más, la maleta que me hace Virginia cuando me voy a torear fuera llega igual que me la llevé pero… ¡a veces es bonito tirar las cosas por medio! (risas). Me enfado pero me duran tres minutos y, si alguien se molesta conmigo, me pongo mal.

-¿Le ha servido el libro como terapia?

-Utilizo técnicas de respiración antes de enfrentarme a un toro, que es tu destino, y a veces necesitas para eso apoyo sicológico pero, a la hora de expresarme, no me ha hecho falta. Me sale natural. Tuve en mis manos un décimo de lotería que era haber vivido con Manuel Benítez. Estuve a punto y mi camino cambió para otro lado. Nunca he buscado un apellido. Mi apellido es “El Cordobés”. No me hace falta un papel que lo diga.

-¿Qué siente cuando ve al niño que fue y se mira ahora?

-Estoy satisfecho y contento pero no relajado. La vida es un guión en blanco que tienes que ir llenando día a día. Hay que aprender continuamente. He conseguido ser el tablón que salvó a mi gente del naufragio. Me quedé solo en Córdoba porque mi madre se tuvo que ir con mis hermanos fuera y fui su última esperanza. Eso es lo que más orgullo me da.

-¿Cómo es posible que, teniendo en cuenta sus circunstancias, hable de su padre sin ningún rencor?

-No puedo tener rencor por el hombre que me ha creado. Me quedé con la parte buena: mi madre. Ella me crió en el amor, no en el odio y se lo agradezco. Hacia mi padre solo tengo admiración como torero y como hombre. Nunca ha ofendido a los suyos ni ha querido hacerles daño lo que paso es que escribo mi guión. Vivo y existo.

-José Luis Berrocal, que representó un poco la figura paternal suya, le acercó a su hija, Vicky, con la que se casó… Está claro que es posible mantener buena relación tras una ruptura, ¿no?

-La clave es que nunca nos faltamos el respeto. Viví aquello en una nube de sensaciones de cuando me enamoré de Vicky. Éramos dueños del mundo y del tiempo. Nos veíamos a escondidos hasta que se hizo público y pasamos de la sombra al sol para, al final, acabar distanciándonos.

-De mujeres solo menciona en “De frente y por derecho” a Vicky y Virginia…

-Bueno, he tenido mogollón de novias. Mías, del traje de luces, madres metiéndome niñas… (risas). Algunas se han aprovechado de mí diciendo que estaban conmigo. No he sido mujeriego pero sí ligón.

-¿Es presumido?

-Sí. Creo que los hombres son más presumidos que las mujeres. Ellas se arreglan para gustarle a otras. Se miran de arriba abajo. Nosotros lo hacemos para competir… El único bótox que me he puesto ha sido en las axilas, por el sudor. Te lo corta en seis meses pero te tienen que dar más pinchazos que con acupuntura china (risas).

-¿Son su esposa y sus hijos la culminación de su felicidad?

-No llegas a culminar la felicidad en este mundo aunque ellos son parte muy importante de ella. La felicidad se forma de pequeños momentos cotidianos que, si no estás pendiente, pasan desapercibidos. Creo que Virginia es el amor de mi vida. Es un sentimiento tan fuerte que hasta ha superado el que tengo por mis hijos.

Manuel Díaz "El Cordobés" afronta la vida desde el optimismo y la positividad.

Manuel Díaz “El Cordobés” afronta la vida desde el optimismo y la positividad.

-¿Cuál es el secreto para haber logrado una relación tan buena con los medios?

-Nunca he vendido nada mío. He dado lo que se necesitaba y he pedido respeto. Que mis hijos sean en el colegio como el resto.

-¿Qué le gustaría, al terminar de leer su texto, nos quedáramos de usted?

-Que Manuel Díaz es un hombre hecho a sí mismo que ha sabido reírse cuando había que reírse, llorar cuando había que llorar y que ha sabido entender a la perfección de qué va el “rollo” éste de la vida…

Ricardo Castillejo

Recomendados

MODA,

Viaje a la historia de la moda, viaje al Museo del Traje de Madrid

10 noviembre, 2021

Después de una inversión cercana al millón y medio de euros, el Museo del Traje […]

Leer más
MODA,

El placer de la moda en el “Universo Vincoli”

6 noviembre, 2021

“Vincoli by Ángeles” es un establecimiento único en Sevilla, ciudad a la que ha devuelto […]

Leer más
MODA,

Masaltos.com. El calzado más joven para la gente joven

1 noviembre, 2021

Es una empresa sevillana con más de tres décadas de vida y con infinidad de […]

Leer más

Copyright © 2019 Sevilla Magazine. Todos los derechos reservados (All rights reserved).